Descargar "Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña"; Selección, Prólogo y Notas de David Escobar Galindo; Primera Edición, UCA Editores, 1982

Publicar una respuesta


Esta pregunta es una forma de evitar inserciones automatizadas por spambots.
Emoticonos
:D :) ;) :( :o :shock: :? 8-) :lol: :x :P :oops: :cry: :evil: :twisted: :roll: :!: :?: :idea: :arrow: :| :mrgreen: :geek: :ugeek:
BBCode está habilitado
[img] está habilitado
[flash] está deshabilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados
Revisión de tema
   

Si quieres adjuntar uno o más archivos introduce los detalles debajo

Expandir vista Revisión de tema: Descargar "Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña"; Selección, Prólogo y Notas de David Escobar Galindo; Primera Edición, UCA Editores, 1982

Descargar "Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña"; Selección, Prólogo y Notas de David Escobar Galindo; Primera Edición, UCA Editores, 1982

Nota por ~ » Mié Ago 20, 2014 5:45 pm

Actualmente estoy en proceso de escanear este libro, y los resultados se pueden navegar a continuación.

Portada



Indice_Antologico_de_la_Poesia_Salvadorena.zip



En la completa visión del desarrollo de esta poesía, hay que tomar en cuenta, asímismo, el fenómeno de la marginalidad de Hispanoamérica dentro de la Cultura de Occidente; de Centroamérica dentro de Hispanoamérica; de El Salavdor dentro de Centroamérica. Fenómeno que el tiempo mismo -con su carga de vida- va ayudando a superar.

Ahogo, marginalidad y coraje: he ahí el círculo en que bracean casi todos nuestros poetas. Y frente a esas realidades no hay mayores diferencias por el origen o por la situación personal.

Casi a contrapelo de la realidad, la poesía -esta poesía- se incorpora a su propio destino. Repitiendo los afanes soterrados, con extraña nitidez de luces formales, a los poetas de El Salvador les cuesta soltar la libre vena, porque son poetas del polvo, de la piedra, de la lava calcinada, y sobre ellos caen las lluvias tan torrencialmente que casi no se sienten.

Con toda naturalidad se ha venido dividiendo nuestra historia poética en dos etapas: antes de Gavidia, después de Gavidia. Es lógico: Gavidia representa la primera culminación insoslayable, indubitable. Su humanismo trascendental (y con el verso como principal instrumento) es el primer clímax autoconsciente de la cultura salvadoreña. Pero esa división en dos etapas ha traído, también, un exceso injustificado: todo comienza con Gavidia; antes de él no hubo nada digno de rescate y de memoria. Lo débil de tal aseveración, que casi ha tomado carta de ciudadanía, explícita o implícitamente, se manifiesta al solo pensar que no hay culminación sin antecedentes, y que para llegar a Gavidia se requirió el esfuerzo de medio siglo.

No es posible entender los desarrollos generales de la poesía nacional si se abandona la consideración de sus orígenes. Voces vacilantes, muchas de ellas. Espíritus miméticos con bastante frecuencia. Al menos hoy se mira clara tal inconsistencia; pero ello queda más bien en el campo del buen propósito. Ni siquiera ha impregnado -dicha consideración- todos los meollos de la tarea crítica. Surge, pues, nítidamente, la necesidad de ver en suficiente perspectiva lo que nuestros poetas han intentado y acaso logrado, para comprender hasta dónde el aislado impulso configura nuestro vivir.

En este orden de conciencia, estamos prestos a reconocer que hay antecedentes valiosos en la búsqueda de la visión panorámica. No, hay sin embargo una selección de conjunto de la poesía salvadoreña, que reúna nombres, datos y poemas, para que el lector -y el estudioso- perciban las significaciones globales. De ahí la intención de este Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña debido al esfuerzo y la visión selectiva de David Escobar Galindo.

Esta obra reúne a 105 poetas, desde Miguel Álvarez Castro (1795-1856) a Miguel Huezo Mixco (1954), en un intento de presentar el desarrollo de la poesía salvadoreña en sus diversas facetas, escuela, tendencias y movimientos. Por tratarse de un índice, es muy probable que falten algunos nombres, pero no hay duda que la selección es realmente representativa de más de ciento cincuenta años de poesía de El Salvador.

Arriba


cron